TRANSLATE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

lunes, 4 de marzo de 2013

CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA (I, II, III, IV, V ,VI, VII, VIII, IX, X)


Queridos compañeros de afición: lo primero que deseo aclarar es que, en modo alguno, tengo la pretensión de sentar cátedra sobre un tema que el primero que necesita aprender soy yo.

Todos los consejos que regularmente iré subiendo a la sección de caravaning de mi blog www.pacocostas.com, lo he experimentando durante los últimos siete años Y los he vivido en mis propias carnes a base de cometer muchos errores de principiante.

image

Vuestro sincero amigo.

Paco Costas 


ANTES DE INICIAR UN VIAJE 


Si no habeis arrancado el motor en varios días, antes de hacerlo comprobar:

1º- Nivel de aceite, liquido de dirección, frenos y lavaparabrisas (agua jabonosa envasada). Estado y funcionamiento de las escobillas del parabrisas.

2ª- Comprobación de la presión de los neumáticos - incluido el repuesto con sobre presión de cuatro o cinco bar- en frío, y si precisan ser inflados, acercaros a una gasolinera próxima a baja velocidad.

Si consideráis que llevais algo más de peso de lo habitual o vais a circular por autopista una buena parte del viaje, inflar con un par de bares extra los cuatro. Estar seguros de que las válvulas son metálicas y de que todas llevan su tapón. Recordad que cuando hablamos de libras o de kilos de presión, nos estamos refiriendo a la presión ejercida por el aire por cada centímetro cuadrado del interior del neumático.

image

Fijaros que ninguno de los cuatro discos tengan golpes que puedan afectar a la unión de la pestaña con el talón del neumático o que los flancos estén dañados con cortes.

Observar que la banda de rodadura y la profundidad de la huella, no sea inferior a dos milímetros en su parte central.

Si el desgate no es uniforme, comprobar lo siguiente:

Desgaste excesivo en el centro: significa sobreinflado.

Desgaste en los bordes: estais rodando por debajo de la presión correcta.

Si el desgaste es excesivo en el exterior o en el interior, la suspensión y la geometría de la dirección deben ser revisadas en un taller inmediatamente.

Si notais vibraciones en el volante a partir de los 90 kms/h, las ruedas de la dirección necesitan comprobación estática y dinámica del conjunto neumático llanta.

En general, del cuidado de los neumáticos depende vuestra seguridad……y ya sabeis, cuando una autocaravana dice que se va de nuestras manos, resulta muy difícil recuperar el control.

En la próxima entrega hablaremos de las luces y de otras revisiones aconsejables y necesarias.

Paco Costas 


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA II

VERIFICAR LAS LUCES

Si es necesario, con la ayuda de otra persona, revisaremos las luces:

Cruce,estacionamiento y largas (carretera)

Luces de freno. Intermitentes, marcha atrás, antiniebla, warning, exteriores de la carrocería.

image

Si llevamos remolques, portamotos u otros añadidos en la parte trasera, que precisan iluminación obligatoria, comprobar que funcionan al mismo tiempo que las propias del vehículo: pares, posición, marcha atrás etc.

Regular la altura de las luces de cruce y carretera. Las autocaravanas, por su mayor altura, pueden molestar a otros vehículos circulando en sentido contrario.

image

Cuando sea necesario utilizar las luces antiniebla por falta de visibilidad, es obligatorio apagarlas cuando ya no son necesarias.

image

RECORDAR QUE, EL ALUMBRADO DE UN AUTOMÓVIL, ES UNA PARTE MUY IMPORTANTE DE LA SEGURIDAD, YA QUE NOS SIRVEN PARA VER Y SER VISTOS. LAS INDICACIONES LUMINOSAS SON TAMBIÉN UNA FORMA DE COMUNICACIÓN CON OTROS CONDUCTORES.

Paco Costas


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA III

REPARTIR LA CARGA 

Los fabricantes de autocaravanas establecen en los proyectos y en la construcción del vehículo, un reparto de cargas equilibrado. Los depósitos de combustible, agua potable, aguas grises y alojamiento de las bombonas de gas, se contraponen a un lado y a otro del habitáculo, con el peso del motor y de la cabina. En este cálculo, también tienen en cuenta la capacidad del portaequipajes, incluida la resistencia del techo; es por tanto muy importante que tengamos en cuenta este reparto al cargar nuestra autocaravana antes de emprender un viaje, a ser posible, hacerlo un día antes con calma y sentido común.

LOS PELIGROS DE UNA CARGA MAL DISTRIBUIDA 

Una buena parte de la seguridad de marcha en una autocaravana, depende de los neumáticos, de la geometría de su sistema de suspensión y, sobre todo de la altura de su centro de gravedad, las alteraciones que se produzcan en el por efecto de una carga mal distribuida aumentan peligrosamente su estabilidad, sobrecargan el trabajo de frenos, dirección y neumáticos y pueden llegar a hacer incontrolable el vehículo en una emergencia.

Una carga excesiva sobre el eje trasero, disminuye el peso y la adherencia del eje delantero, en las curvas la dirección no obedece, el vehículo no responde al giro, y se produce el subviraje, la posible invasión del carril contrario, o la salida por el exterior de la vía.

image

El exceso de carga sobre el eje delantero, aligera el peso de la parte trasera, y cuando frenamos, sobre todo en curva, el vehículo puede llegar a girar sobre su eje, la parte trasera tiende a adelantar a la delantera y se produce un trompo por efecto del sobreviraje.

De igual modo, el exceso de carga sobre el techo, aumenta peligrosamente el balanceo lateral, las suspensiones se comprimen sobre un lado, lanzan la carga sobre el otro lado, y si el balanceo continúa descontrolado, podemos llegar a volcar.

Todas estas situaciones que, en un vehículo de turismo son más fáciles de controlar, en una autocaravana pueden representar un riesgo mayor de accidente debido a su mayor peso y volumen. Por otra parte, sobrepasar el peso autorizado por el fabricante, comporta sanción. Esta situación, fuera de España, sobre todo en Francia, puede llegar a la inmovilización de la autocaravana y a una fuerte sanción económica.

Paco Costas 


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA IV

ANTES DE GIRAR LA LLAVE 

Otra parte de las revisiones finales, antes de iniciar el viaje, es el apartado BOTELLAS DE GAS.

Debemos comprobar en que punto de llenado se encuentran; verificar el cierre de suministro y el sistema de sujeción. En ningún caso deben permanecer en servicio durante la marcha.

Una fuga de gas, por rotura de sus conductos, en una colisión, puede originar la explosión y el posible incendio del vehículo. 

Durante el invierno, en climas muy fríos de montaña, bajo cero, el gas propano es mucho más resistente a la congelación que el butano.

image

Debemos evitar todos los ruidos molestos que producen objetos sueltos en el habitáculo que acaban haciendo perder la concentración durante la conducción.

Las autocaravanas, por muy insonorizadas que pretenda el fabricante construirlas, son normalmente ruidosas durante la marcha; sujetar y cerrar los cajones de la cubertería, los inevitables recipientes metálicos: sartenes, vasos, platos, o cualquier otro objeto suelto en el interior que, además de resultar muy molestos, se convierten en auténticos proyectiles en el caso de una deceleración instantánea por frenazo o fuerte colisión. Un simple ordenador de un kilo de peso, aumenta cincuenta veces su peso cuando sale despedido durante un choque severo.

Una última mirada alrededor del vehículo, para comprobar que las conexiones eléctricas el escalón de acceso han sido retirados, y que todas las ventanas y trampillas de ventilación no permanecen abiertas. Si tenemos una antena parabólica, comprobar que esta correctamente plegada.

Si todo está en orden, los pasajeros llevan los cinturones de seguridad correctamente colocados, accedemos a nuestro asiento, arrancamos el motor, regulamos los retrovisores, nos ceñimos el cinturón y emprendemos el viaje.

En la próxima entrega, hablaremos de la conducción. 

Paco Costas



CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA V

UN POCO DE ADAPTACIÓN 

En esta quinta entrega, voy a tratar algunas generalidades sobre la circulación de las autocaravanas y las dificultades que pueden presentársele a un principiante.

En un futuro próximo, si logro contar con el apoyo económico necesario, quiero grabar en video, una serie completa sobre técnicas de conducción avanzada y segura, que irán apareciendo en este blog.

Conducir una autocaravana necesita cierto tiempo de adaptación. Seguir estos consejos es indispensable, antes de aventurarnos sobre carreteras muy viradas, pasos de montaña estrechamientos de la calzada o maniobras de aparcamiento o cambios de giro.

Para los que parten de la conducción de un turismo de tamaño medio, empezar a conducir un vehículo de una longitud mínima de seis metros, una anchura de más de dos, una altura de tres y 3,500 kilos de peso, requiere habituarse y tomar ciertas precauciones.

En ocasiones, algunos modelos aumentan su longitud tanto como un metro y medio a partir del eje de la rueda trasera- las carrocerías se construyen sobre chasis de marcas generalmente más cortos- y raro el usuario que no le añade como mínimo un portabicicletas y en muchos casos un portamotos, con lo que ya estaríamos conduciendo un vehículo de más de siete metros.

image

Otra situación con la que va a encontrase el principiante, es el puesto de conducción, más alto, y un ángulo de acceso a los pedales diferente.

Teniendo todos estos cambios presentes, las maniobras de aparcamiento, requieren casi siempre de la ayuda y de las indicaciones del acompañante o de otra persona que se ofrezca a ayudarnos. En la actualidad el usuario puede encontrar en el mercado los modernos sistemas retro-cámara de televisión con una pantalla al alcance del conductor.

En todo caso, un breve reconocimiento del lugar elegido, nos permite descubrir: mojones, piedras, pequeños muros que no se ven desde el puesto de conducción, etc

Estas son algunas de las situaciones que pueden inducirnos a error:

Cuando giramos, muy pegados a una pared o a otro vehículo, la parte trasera, que sobresale del eje trasero, puede golpear, si el giro de salida no se hace sin perder de vista los retrovisores. Esta misma situación, es más delicada si no somos cuidadosos al recuperar el sentido de la marcha después de un adelantamiento; el que no dejemos un generoso tramo entre nuestro vehículo y el adelantado, en el caso de un motorista o de un ciclista, puede terminar en un accidente grave.

Cuando rodeamos rotondas con poco radio de giro, es fácil subirse al bordillo con la rueda trasera.

A los peajes debemos llegar lo suficientemente despacio para poder elegir el paso adecuado; si nos equivocamos, dar marcha atrás con una autocaravana y una fila de coches detrás esperando, si es en julio o agosto y en Francia, por poner un ejemplo, puede acabar con tus huesos en la Sureté.

Al aproximarnos a la taquilla o al punto de recogida del ticket, cuidado con la distancia a la cabina, ya que resulta muy fácil golpear con los retrovisores. ¡Atención a las barreras de limitación de altura y a las ramas que, en muchos campings, puede golpear la carrocería¡

Antes de aventurarnos en lugares estrechos- puentes- terrenos arenosos- En Francia, en Las Landas, sobre pasar las cunetas puede acabar con el viaje-, embarrados….. Con nieve, no hay atajos, baja velocidad y ¡CADENAS!

Otra situación desagradable cuando comenzamos a conducir por primera vez una autocaravana, se produce al adelantar y al ser adelantados.

Al adelantar, si se trata de un vehículo voluminoso- un camión- Su volumen actúa de escudo contra la masa lateral del aire, pero una vez que lo hemos rebasado, recibimos de golpe esa masa y hay que llevar el volante bien sujeto por que la autocaravana, por su volumen, se desestabiliza unas fracciones de segundo.

Si somos nosotros los adelantados, el vehículo que nos adelanta, no importa su tamaño, lanza sobre el nuestro la ráfaga de aire que va desplazando a su paso y también notamos una ligera sacudida.

¡Atención a los lugares históricos¡ Pueden convertirse en una trampa de la que puede ser muy difícil salir.

Paco Costas


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA VI

Con independencia de la potencia del motor de su autocaravana, muchas veces superior a la de un turismo convencional, es importante controlar la velocidad en todo momento y que EL VEHÍCULO NO NOS LLEVE A NOSOTROS.

Mantener la distancia de seguridad, a veces viajamos en grupo y la distancia mínima debe ser en todo momento de un mínimo de 50 metros. Por imagen y por educación, debemos facilitar el adelantamiento a otros vehículos que circulan a más velocidad.

Cuando abordamos una pendiente prolongada, aunque los sistemas de freno actuales son de una gran eficacia, debemos descender con una relación de cambio corta, en función de la inclinación de la vía. Si el vehículo va tomando una velocidad superior a la deseada, podemos aplicar unos toques al freno, pero nunca mantener el pedal pisado. La fricción prolongada de las pastillas y los discos, sobre todo en el verano con temperaturas muy altas, sufren un sobrecalentamiento así como el líquido de frenos.

La velocidad máxima permitida está señalizada en cada país; en todo caso, la velocidad en autopista no debe sobre pasar los 110 kms/h. En vías nacionales, 70 u 80 kms/h.

image

En las rotondas, circular a baja velocidad y por la derecha, indicando siempre con los intermitentes la dirección que deseamos tomar. Ceder nuestra preferencia si es preciso. Las reparaciones de fibra de vidrio o de aluminio resultan muy caras en una autocaravana.

Si abordamos una curva a mayor velocidad de la aconsejable en un vehículo de tracción delantera, en lugar de dejarnos dominar por el pánico- las autocaravanas, en la mayoría de los modelos, son de tracción delantera-, cuando las ruedas delanteras tiendan a llevarnos al exterior (a sobrevirar) de de la curva de forma peligrosa, debemos levantar el pie del acelerador rápidamente para que el peso del vehículo se transfiera sobre el eje delantero recuperando de este modo los neumáticos la adherencia necesaria para pasar por la curva seguros. Mientras, en lugar de empeñarnos en mirar en la dirección del patinazo, poner siempre la vista en el punto por el que queremos llevar el vehículo, es decir la salida de la curva.

En los vídeos del curso de una conducción segura, abordaremos estos temas y otros sobre técnicas de conducción.

Atención a las carreteras de montaña que discurren por desfiladeros, gargantas, curso de ríos, al borde del mar o por túneles cavados en la roca viva: en estos casos el conductor tiende a circular por el centro de la vía hasta que la presencia de otro vehículo que circula de frente, nos obliga a dar un giro brusco de volante. En lugares como la Cornisa Cantábrica, la Costa Gallega, la Costa Azul en Francia, o países como Noruega, muy especialmente, conviene elegir bien el itinerario, pero en todo caso, es preferible circular por el lado del borde del mar o del río con precaución. ¡Atención a los salientes de rocas y a la altura de los túneles! Resulta muy fácil olvidarnos de la altura y la anchura de nuestro vehículo.

Paco Costas


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA VII

La tarea de conducir produce un desgaste larvado que, la mayoría de los conductores, casi nunca tenemos en cuenta.

En un recorrido de varios centenares de kilómetros, el conductor de cualquier automóvil, y muy especialmente de una autocaravana, realiza, sin ser muy consciente de ello, miles de movimientos con la vista, las manos y los pies y, sobre todo, con la mente, en un esfuerzo sostenido de concentración máximos que obliga a un ejercicio psíquico y físico muy considerable.

La solución es bien sencilla: una parada cada dos horas y un breve descanso que nos permita estirar un poco las piernas, son la panacea más segura para mantener la forma durante todo el viaje.

image

Otro fenómeno frecuente, del que pocos conductores nos libramos, son las prisas y el aumento de velocidad cuando la parte final del viaje está próxima. Y es precisamente en esa última parte del viaje, cuando nuestro natural cansancio y bajada de reflejos nos pueden abocar a un error y a la eventualidad de un accidente.

SEÑALES QUE NOS UNEN 

El mundo del autocavanismo debe ser en todo momento un ejercicio de fraternidad. Una señal con la mano o con las luces, cuando nos cruzamos con otros conductores que comparten nuestra pasión por esta forma de viajar en libertad; la ayuda desinteresada a aquellos que se encuentran en una situación que la requiere, deben ser siempre norma ineludible entre nosotros. Y es, precisamente esa actitud, la que hace de nuestra afición una especie de código entre caballeros.

Esta actitud debe, todavía con mayor rigor, mantenerse de cara a nuestra imagen ante los demás. De nuestro comportamiento al aparcar en un pueblo, en una ciudad, en el campo, o en los espacios compartidos de un camping, depende que nuestra afición, no siempre comprendida, acabe siendo aceptada y respetada por autoridades y particulares siguiendo el ejemplo del resto de Europa.

EN LA PRÓXIMA ENTREGA HABLAREMOS DEL APARCAMIENTO Y DE LAS NORMAS QUE LO ESTABLECEN.

Paco Costas


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA VIII

EL ESTACIONAMIENTO 
No se pueden dar consejos sobre la forma más segura de aparcar una autocaravana en España sin abordar primero el problema legal de las normas que regulan esta actividad.

Desafortunadamente, en este país en el que todavía tenemos que soportar ramalazos caciquiles propios del pasado, en muchos ayuntamientos que conocen la norma y si la conocen se la saltan a la torera, los ediles y los agentes a sus órdenes, imponen su autoridad de forma arbitraria sin importarles el daño que hacen a los usuarios y a las economías de los pueblos y ciudades donde esta actitud es más frecuente.

image

Veamos que dice el Reglamento General de Vehículos, aprobado por Real Decreto 2822/1998 de 23 diciembre:


DEFINICIÓN DE UNA AUTOCARAVANA “vehículo construido con propósito especial, incluyendo alojamiento vivienda, y conteniendo, al menos, el equipo siguiente: asientos y mesa, camas y literas que puedan ser convertidos en asientos y mesa, camas y literas que puedan ser convertidos en asientos, cocina y armarios o similares. Este equipo estará rígidamente fijado al compartimiento vivienda. Los asientos y la mesa pueden ser diseñados para ser desmontados fácilmente” 

En cuanto al aparcamiento, la ordenanza establece el estacionamiento en vías urbanas de acuerdo a las limitaciones de tiempo, prohibición, entorpecimiento de la circulación, etc; es decir, los permisos y limitaciones generales que rigen en cada ciudad para los vehículos a motor.

En este sentido, la norma de Tráfico queda muy clara:

“las autocaravanas pueden, por tanto, efectuar las maniobras de parada y estacionamiento en las mismas condiciones y con las mismas limitaciones que cualquier otro vehículo” 

Y entre otras cosas añade por si alguien lo duda:

La Dirección General de Tráfico considera que mientras un vehículo cualquiera está correctamente estacionado, sin sobrepasar las marcas viales de limitación de la zona de estacionamiento, ni la limitación temporal del mismo,, si la hubiere, no es relevante el hecho de que sus ocupantes se encuentren en el interior del mismo Y LA AUTOCARAVANA NO ES UNA EXCEPCIÓN, bastando con que la actividad que pueda desarrollarse en su interior no trascienda al exterior mediante el despliegue de elementos que desborden el perímetro del vehículo tales como tenderetes, toldos, dispositivos de nivelación, soportes de estabilización, etc”, 

Creo que basta con estos párrafos, extracto de la norma, para que su exhibición ante la autoridad, que no duda en desalojarnos de un aparcamiento a las cuatro de la mañana, sintiese bochorno al comprobar su ignorancia, o lo que es peor, su prepotencia y abuso de autoridad.

Más en la próxima entrega

Paco Costas


CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA IX

PARKING O CAMPING

Es importante establecer la diferencia entre aparcar en un parking, en un lugar de la vía pública, en un descampado, o en un camping.

Cualquier vehículo estacionado sobre las vías públicas, está limitado a hacerlo exclusivamente sobre las superficies de contacto de sus neumáticos.

En ningún momento debe ocupar el perímetro de su propio volumen; en el caso de las autocaravanas: con mesas, sillas, toldos, taburetes de acceso o cualesquiera otros de los elementos que habitualmente se emplean en acampada o en un camping.

image

Mucho menos, vaciar, verter agua o dejar suciedades al abandonar el estacionamiento.

Resulta muy desagradable y puede traernos consecuencias, cuando habiendo llegado tarde y sin consultar a las autoridades u oficinas de turismo, nos despertamos en un espacio prohibido, impidiendo el paso, o en un lugar previsto para la celebración de actos públicos o mercadillos, muy frecuentes en muchos pueblos y ciudades, sobre todo, en Francia

Una vez comprobado que no existe ninguna posibilidad de incurrir en ninguna de estas limitaciones, conviene escoger, a ser posible, una superficie plana. Aparcar en una pronunciada pendiente dará lugar a despertarnos con un casi seguro dolor de cabeza y una desagradable sensación de mareo.

Bajo ninguna excusa bebemos estacionarnos en las proximidades de un comercio, un restaurante, un colegio, una iglesia, o un monumento habitualmente visitado por turistas. El sentido común ayuda a saber vivir.

Maniobrar con una autocaravana es algo más complicado que hacerlo con un turismo. Bebemos aparcar de forma que podamos abandonar el estacionamiento sin tener que hacer complicadas maniobras y, mucho menos, obligar a hacerlas a otros usuarios próximos a nuestro vehículo. Es conveniente, dejar espacio suficiente, de forma que el vehículo quede estacionado en el sentido de la marcha y pueda abandonar el aparcamiento sin problemas.

COMO NORMA GENERAL Y POR CORTESIA, DEBEMOS EVITAR EL ESTACIONAMIENTO DURANTE MÁS DE 48 HORAS.

Paco Costas 

CONSEJOS PARA VIAJAR SEGURO EN UNA AUTOCARAVANA X

ATENCIÓN A LOS LADRONES 

Continuando con los problemas sobre donde aparcamos nuestra autocaravana, son recomendables aquellos aparcamientos de restaurantes en los que hemos comido o consumido, en las grandes áreas comerciales sólo para realizar compras si no existe limitación específica de altura o prohibición expresa; los puertos deportivos, las proximidades de los teleféricos, los lugares visitados por el turismo, pero en todos ellos bebemos estar seguros de que estamos autorizados para hacerlo y siempre que la estancia sea breve.

Debemos evitar ocupar espacios prolongados en las áreas de descanso habitualmente utilizadas por los grandes transportes, camiones, etc.

Siempre que abandonemos el vehículo, es imprescindible comprobar, dos veces y es necesario, que ningún grifo queda abierto, las luces desconectadas y todos los accesos al porta equipajes y al interior del habitáculo absolutamente cerrados, y si disponemos de alarma, que ésta quede activada. Si es posible, camuflar el juego de llaves de repuesto en algún oculto y fijo del vehículo. La pérdida de llaves puede convertirse en un problema de muy difícil solución.

image

El consejo que les doy a continuación, lo sufrí en mis propias carnes en una estación de servicio en las afueras de Paris.

Iniciábamos un viaje a Noruega, dejamos estúpidamente los móviles, los billeteros, las tarjetas de crédito, y alguna cosa más de valor, a la vista de cualquiera que mirase por las ventanillas de la parte delantera. Nos robaron todo mientras dormíamos. Para qué contarles el disgusto. En Lisboa nos robaron una bicicleta también mientras dormíamos, En esta ocasión estaba bien atada con una cadena de seguridad.

Los cacos saben que viajamos con todo: dinero, televisión, ordenadores, aparatos eléctricos, documentación, provisiones, móviles…..

Que no les pase nunca lo que nos pasó a mi mujer y a mí. No dejen nunca nada a la vista, y si es posible, durante la noche, refuercen la seguridad de las puertas delanteras uniéndolas entre si con alguno de los sistemas que pueden encontrase en el mercado y aseguren por dentro la puerta de acceso. Al menor indicio de alarma, en todos los países hay un número de emergencia conectado con la policía.

Paco Costas