TRANSLATE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

miércoles, 22 de enero de 2014

Rutas históricas en furgoneta (I): La Ruta de El Quijote


Un viajecito en compañía de la familia o los amigos para descubrir los lugares donde tuvieron lugar algunas de las épicas aventuras de Alonso Quijano, más conocido como el Ingenioso Hidalgo Don Quijote, y su fiel escudero Sancho Panza, no tiene desperdicio.
La ruta histórica en furgoneta que os proponemos hoy discurre entre Campo de Criptana, Ossa de Montiel, Calzada de Calatrava, Argamasilla de Alba, Ruidera, El Bonillo y Munera. Todos estos pueblos a visitar se pueden recorrer en el orden que más nos apetezca, ya que son rutas libres. Sólo depende de nosotros y lo que queramos descubrir.




Uno de los puntos más visitados en la Ruta del Quijote es el Campo de Criptana, en Ciudad Real, donde se ubican los famosos molinos de viento que el hidalgo confundió con gigantes en su andadura por tierras manchegas. De los diez molinos originales, tres conservan aún los mecanismos del siglo XVI: Burleta, Infanto y Sardinero. Sin excepción, todos ellos tienen nombre y uso.
Sin abandonar Ciudad Real, a 40 kilómetros hacia el sur, nos espera Argamasilla de Alba, bañada por las aguas del Alto Guadiana y donde merece una visita la Cueva-prisión de Medrano, pues en ella estuvo preso Miguel de Cervantes y según dice la tradición, es donde comenzó a escribir su gran obra maestra, “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Además, al límite de la comunidad comienzan las famosas Lagunas de Ruidera.
Aunque para sumergirnos de lleno en este Parque Natural, lugar donde disfrutar de la belleza de los lagos de Conceja, Tomilla, Tinaja, San Pedro, Taza, Redondilla, Lengua, Salvadora, Santos Morcillo, Batana y parte de la Colgada, debemos desplazarnos hasta Ossa de Montiel, en Albacete. Una vez allí también podremos visitar las ruinas del castillo de Rochafrida, citado en la famosa novela de Cervantes.
Parada obligatoria es Ruidera, a tan solo 14 kilómetros de Ossa de Montiel, lugar de cabecera del río Guadiana donde el Quijote exclamaba: ¡Oh lloroso Guadiana y vosotras sin dicha hijas de Ruidera que mostráis en vuestras aguas las que lloraron vuestros hermosos ojos!
A unos 25 kilómetros de Ossa de Montiel nos topamos con El Bonillo, también en Albacete, donde parece que se haya detenido el tiempo. El conjunto urbano es un ejemplo perfecto de la arquitectura manchega: casas bajas con enrejados de forja, el Ayuntamiento con un soportal sin igual donde se conservan grabados de los Reyes Católicos, la iglesia de Santa Catalina y su crucifijo pintado en una cruz traída de Roma, la ermita de la Pinilla con sus preciosos retablos…
Un poquito más allá, a tan solo 13 kilómetros, encontramos Munera, donde sigue en pie el molino de la Bella Quiteria, lugar en el que se celebraron las célebres Bodas de Camacho en la obra de Cervantes. En la base de tan renombrado molino se encuentra una cocina típica, con gran variedad de mobiliario de lo más quijotesco.

Como os hemos indicado al principio del histórico recorrido, el itinerario es libre. Y La Mancha está repleta de lugares donde Quijote y Sancho vivieron sus aventuras, entre ellos Puertollano, con los famosos campos de Calatrava y Valenzuela.
Pepecar.com te pone fácil lo del alquiler de furgonetas y dejamos a tu elección el trazado aventurero.